Actualidad

Conoce a Ramona Rosa Romera, cuidadora no profesional Hoy entrevistamos a Ramona Rosa Romera

Logo Cuidadanas

Desde Andalucía, hemos contado con la colaboración de Ramona Rosa Romera y nos ha explicado su experiencia como cuidadora y su paso por el programa.

Cuéntanos por qué llegaste a Cuidadanas.

Yo vivo en Córdoba. Hace más de 20 años que supe de Fundación Mujeres. En aquella época estaba buscando trabajo acudí al INEM y éste me derivó a la Fundación. De inmediato me gustó, me ofrecieron muchos cursos para ayudarme en mi búsqueda de empleo. A Cuidadanas llegué poco después cuando empecé a cuidar a mi suegro, tenía alzhéimer. En ese momento me convertí en cuidadora. Tuve la necesidad de buscar ayuda y pregunté en Fundación Mujeres y me hablaron del proyecto de Cuidadanas. Estaba en el pozo de cuidados y necesitaba que alguien me sacara, necesitaba ayuda con urgencia. Murió mi suegro y luego cuidé de mi madre hasta que murió, hace 17 años. No sabía decir no. Tres años después de morir mi madre tuve que cuidar de un hermano. Son muchos años ejerciendo de cuidadora, una situación que te hace sentir sola, nadie te ayuda, nadir más se involucra.
 
¿Qué te animó a venir?
 
Hacerte cargo de cuidar de un familiar es muy desgastante, es un desgate físico y psicológico. En Fundación mujeres encontré lo que necesita, mucha empatía, estoy muy agradecida. Necesitaba ayuda y ahí me trataron muy bien. En Cuidadanas encontré un grupo de apoyo muy bueno, son mujeres ayudando a otras mujeres, eso no lo hay en cualquier otro sitio. Puedes ir a nadar o hacer deporte o algún otro taller, pero no es lo mismo, aquí son mujeres que se preocupan por ti, te entienden, te dan cariño, te ayudan a valorarte, te enseñan a decir no, a cuidarte. Ahora estoy mucho mejor.
 
¿Qué has cambiado en tu vida para situarte también en el centro de tu cuidado?
 
Mi vida ha cambiado bastante, tengo perspectiva. En fundación mujeres me han enseñado a cuidarme, a valorarme y algo muy importante; a decir no priorizando mi persona, a estar pendiente de mi salud y saber seleccionar lo que está mejor para mí. El apoyo que he encontrado en otras mujeres que están pasando por mí misma situación me han hecho sentir que no estoy sola, que mi problema no es de los más graves. En Cuidadanas nos ofrecen muchos talleres para mejorar a nivel personal, voy a todos, me gustan mucho y aprendo muchas cosas. Me siento muy arropada, importante, motivada.
 
¿Cuáles consideras tus logros más destacados? 
 
Que he aprendido a valorarme, a cuidarme y a decir no. A pensar en mí misma. Ya no tengo agobio, me lo tomo con más calma, más segura de mí misma, más tranquila. He ganado en bienestar. He aprendido a delegar funciones del cuidado.
 
Hablemos de dificultades… ¿Qué obstáculos te has encontrado en este camino?
 
Hay muchas dificultades, cuesta mucho pedir ayuda porque la sociedad no ha hecho visible los cuidados no profesionales. Las familias no ayudan si hay una persona que lo hace, como en este caso yo, se lo dejan todo y no prestan ningún apoyo. Eso te hace sentir muy sola. Nadie más se responsabiliza, por eso para mí ha sido muy importante aprender a decir no y pensar en mí misma.
 
Y ahora, ¿Qué retos te has planteado?
 
Quiero viajar, aprender más cosas, como dije tengo perspectivas, a mi edad estoy motivada. Quiero seguir asistiendo a los cursos que ofrece Fundación Mujeres, me ayudan mucho en mi día a día. Seguir con el grupo que tenemos ahí. Estoy deseando que vuelvan los cursos presenciales para vernos y seguir haciendo cosas. También tengo interés en aprender cuestiones tecnológicas, cosas del ordenador, de los teléfonos, ponerme al día. Las mujeres de mi edad nos hemos quedado atrás con esto por eso es importante aprenderlo, debemos ser competentes con las nuevas tecnologías.
 
¿Qué le dirías a una mujer cuidadora, en una situación parecida a la que tú tenías?
 
Que pida ayuda, que venga a Fundación mujeres, en Ciudadanas la van a ayudar, son mujeres que te darán apoyo emocional, te ofrecerán herramientas para cuidarte, te escucharán. Sé que cuesta pedir ayuda, cuesta abrirse porque crees que nadie te entiende, que te criticaran y nos volvemos a nuestro interior. Por eso hay que acudir a la Fundación, lo recomiendo. A mí me han ayudado mucho. Están las instituciones oficiales, pero siento que están muy politizadas que no se preocupan realmente por ti. En cambio, aquí podrás mejorar tu vida, darte tiempo para ti, tus posibilidades serán muchas si aprendes nuevas cosas. Tendrás, además, un espacio donde te sentirás arropada, te enseñarán a cuidarte a ti misma, a aprovechar la vida en un entorno de otras mujeres como tú.
 
 
Desde Fundación Mujeres y Cuidadanas, queremos agradecer a Ramona Rosa Romera su colaboración y participación y animar a más mujeres como ella a seguir luchando por sus motivaciones personales, sociales y laborales para conseguir los logros que se propongan. 
 
Si estás interesada en reconducir la tarea del cuidado que realizas para darte el espacio que necesitas y construirte como mujer y como mujer cuidadora puedes contactar con nosotras llamando al 915 912 420 o al correo cuidadanas@fundacionmujeres.net
 
 
Esta actividad está financiada por el
Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030